Buscar:
Login

COMENTARIO.-

“Mente sana en cuerpo sano”

En efecto, el EJERCICIO “juega” una parte importante en la SALUD y por ello resulta indispensable entender que para poder recibir los múltiples beneficios en contra del Síntoma DOLOR sufrido por los pacientes, como de la afectación promovida, el susodicho Ejercicio debe de llevarse a cabo bajo los principios: Metódico y Sistematizado, que son de hecho, los pilares del seguimiento de toda Rutina para que así se hagan ostensibles sus beneficios, ya que independientemente de aumentar la circulación general, mejorar tanto la calidad y fuerza de los huesos y los músculos de la zona afectada…se promueve, internamente, por un lado, la disminución de sustancias específicas (citoquinas e interleucinas, etc.) que coparticipan en la promoción del dolor gracias a una específica reducción del Factor Inflamatorio causante del Síntoma Dolor y con ello la invaluable mejoría del enfermo, por otro, al aumento y liberación de las Endorfinas (hormonas cerebrales), que también son analgésicas e inhibitorias del mismo, logrando, de manera indudable, una sustancial mejoría y por ende una muy superior Calidad de Vida de nuestro Paciente.  

Asimismo, resulta interesante mencionarles que en relación a los dolores de tipo ardoroso (urente) que genera una alteración neuropática (causada por la lesión de un nervio), los medicamentos actuales, sólo resuelven la afectación dolorosa hasta cierto grado y por ello se requiere de la combinación de una “Terapia superficial” resultante de la Clínica (trato, acercamiento y entendimiento del paciente), toda vez que bien sabemos que la Mente genera la llamada Somatización que aumenta y distorsiona al susodicho dolor y por ello, la conveniencia del uso de medicamentos (antidepresivos) que modifican la percepción y disminuyen el mismo, al quitar “ideas repetitivas” que se quiera o no generan una buena dosis de Stress y que al mismo tiempo contribuyen a la preocupación y manutención del DOLOR y más si está aceptado que la parte psicoemotiva (mental) de una enfermedad oscila alrededor del 60%. 

Aunque sabemos que cualquier rutina de Ejercicio es buena, la que recomendamos es la Natación, ya que es la única que permite disminuir los efectos adversos de la Ley Física de la Gravedad con lo que “per se” se disminuyen las molestias sufridas y con ello promover, entre otras, no sólo la analgesia buscada, sino la mejoría tanto de la circulación, posición y fuerza de la zona dañada y, obvio, del resto del cuerpo lo que indudablemente, beneficia a todos...bajo el principio de los conocidos (ya mencionados en este mismo medio informativo), y “etiquetados” como aquaeróbicos.   

En segundo orden quedarían las “socorridas” caminata y carrera que indudablemente mejoran al cuerpo, pero que condicionan un daño en las articulaciones de los miembros inferiores, lo que ha llevado, principalmente en la mujer, a generar la necesidad de una intervención quirúrgica de la Rodilla (la cirugía ortopédica más frecuente) y que se constata con reportes emitidos recientemente (2014):

Mujeres con algún tipo de Artritis son los grupos etarios más vulnerables de padecer importantes síntomas dolorosos, incluso después de la cirugía de rodilla.

Por ello y más, recuerde que el Único Camino a Seguir en la SALUD es la

P R E V E N C I Ó N

Dr. Andrés Alfonso García Calva

Cirujano / postgrados en ortopedia