Buscar:
Login

“Mayores evidencias de que los cultivos de orina convencionales

NO se necesitan en forma rutinaria”

 

“Las pruebas de orina no siempre confirman las infecciones urinarias”

 

COMENTARIO.-

 

“El que lee mucho…sabe mucho”

Cervantes

 

Interesante saber, una vez más, que ante la presencia de síntomas de una “Infección de las Vías Urinarias” o del coloquialmente llamado “mal de orina”, la necesidad de llevar a cabo la práctica de Análisis de Orina, no es del todo (70%) necesaria ya que resulta indispensable reconocer que la llamada “Clínica” (trato directo con el enfermo) -que desde siempre hemos puesto en práctica- y ha sido pregonada por la práctica médica francesa en la consulta diaria, bien puede reconocer si existe alguna otra alteración (irritativa, alérgica, vaginal, etc.) ciertamente pasajera y que es la promotora de los síntomas o molestias y ello llevarnos a errores diagnósticos.

 

Ésta, la Clínica, queda comprendida dentro del concepto “moderno” de la MEDICINA PREVENTIVA, que pareciera -ciertamente criticable- todavía desconocerse en muchos Centros donde se atienden pacientes.

 

Es así, ya mencionado en este mismo medio informativo por nuestro grupo, que en un “n” veces a pesar de no indicarse el “famoso” UROCULTIVO bien se puede dictaminar no sólo una conducta acertada que termina con la mejoría y curación del paciente, sino que además, dicha actuación queda basada dentro del concepto médico aceptado y antaño conocido como

 

Prueba Terapéutica”…

 

Es por ello y más y por lo referido líneas arriba, que ante la presencia de una “incipiente” Infección de Vías Urinarias Aguda (que no se ha estado padeciendo con anterioridad), la indicación de los Análisis de Orina (general y urocultivo) como suelen recomendarse no está justificada y más si bien sabemos que en un buen número de ocasiones, el factor causante (si es infeccioso), puede no haber empezado a mostrarse y con ello, independientemente del gasto económico, la desorientación que motiva un Falso Resultado Negativo aun cuando ya existen síntomas característicos de un Proceso Infeccioso que por no mostrarse, en forma lamentable, puede retardar no sólo un Diagnóstico, sino el inicio de un Tratamiento Específico y con ello afectar el Pronóstico e incluso, llegar a posibles complicaciones tardías tales como una Insuficiencia (falla) Renal Aguda. De aquí, una vez más, del valor de la Clínica y por supuesto, de la experiencia.           

 

De igual o mayor importancia resulta, por otro lado,  hacerles saber que la Sensibilidad de las bacterias es totalmente diferente “in vitro” (dentro de la caja de cultivo en el Laboratorio) que “in vivo” y esto nos complica aún más nuestra libre y cotidiana actuación ya que el Laboratorio ignorando esto, nos promueve la “obligación” de utilizar antibióticos que muchas veces no son los más indicados; a manera de ejemplo, no resulta raro que en un cultivo de garganta vengan incluidos antibióticos útiles para otras zonas muy alejadas y que, obvio, para nada nos servirán, pero si posiblemente terminarán desorientado al paciente quien se pregunta por qué no los utilizamos, de aquí la importancia de la Experiencia (conocimientos)…brindada por los años.

 

Por fortuna, en la nuestra (50 años), hemos iniciado tratamientos basados en la Clínica en contra de las mencionadas Infecciones de las Vías Urinarias aún con Resultados Negativos de los “justificados” análisis que en general no tienen contemplados a los procesos virales o fúngicos. Así, lo más importante, independientemente de todo, fueron los excelentes resultados, primero, para nuestros pacientes y después, para nuestra fortuna académica pues terminaron siendo premiados (trabajos presentados) en las Jornadas de la Asamblea Nacional de Cirujanos y que merecieron Premios Nacionales (evento científico más importante dentro de nuestro México).

 

No menos importante resulta ahora mencionarles lo que recientes investigaciones internacionales han estado refiriendo:

 

“una cuarta parte de personas enfermas de un Proceso Infeccioso Urinario con síntomas (ardor y/o urgencia urinaria),  mostraron resultados negativos”

 

Razón, una vez más, para etiquetar  y poner en “tela de juicio” a los susodichos análisis específicos, toda vez que en un buen número de ocasiones no sólo son innecesarios, sino hasta desorientadores.

 

FINALMENTE, otra problemática vivida dentro de nuestra misma práctica privada, por un lado, es que para obtener resultados veraces de un Cultivo de Orina, se requiere, primero, de una recolección adecuada de la muestra que conlleva un aseo local con agua y jabón y la selección de la parte media de la orina, (en los pequeños que no pueden cooperar, la colocación de una “bolsa recolectora” especial y estéril); ya recolectada la muestra de orina, debe ser llevada al laboratorio lo más (2-3 hs)

pronto posible y por otro, de la espera de cuando menos 48 horas, de la siembra y resiembra en medios selectivos para lograr una identificación acertada del germen causal y de su propia cantidad porque en estos Cultivos (únicos) se cuantifican las bacterias ya que es una área altamente contaminada y con ello generarse impresiones diagnósticas erróneas; más aún y por si fuera poco, la espera de la cuantificación de la sensibilidad de los gérmenes a los antibióticos; así, una conducta acertada es, cuando se decide su realización, iniciar con una medicación conocida bajo el principio de la Medicina Basada en la Evidencia que bien podrá complementarse y/o modificarse con los reportes de los resultados y más si recordamos que en el  85% la causa es debida a una Escherichia Coli, enterobacteria que habita en forma normal y habitual dentro del intestino a partir de los tres días de nacidos, razón que hace que este tipo de Infecciones de las vías Urinarias, predominen en el sexo femenino...por la contigüidad y posible contaminación entre la vagina y el recto.

 

Dra. Socorro Luna

Ginecóloga